Manolo RodríguezEsta entrevista tenía que haber sucedido hace ya muchos meses de tendría que haber sido la primera de Canarias Experimental, pero la vida ha querido que fuera hecha desde una perspectiva en la que hemos tenido la oportunidad de tocar juntos dos veces, y hemos tenido tiempo para hablar y conocer un poco mejor nuestras historias. Así que desde esa posición puedo tirar a matar.



Que decir, no entiendo como alguien que ha tocado con músicos como Tim Berne, Wade Matthews o grabado un disco con Tom Rainey, que tiene una experiencia tremenda en la impro libre pase por nuestras islas como si nada pasase, bueno, no quiero mentir, si lo entiendo, muchos lo entendemos.



Te conocí en Punto de Encuentro, me gustó mucho lo que hiciste, y recuerdo sobretodo poner en duda que la improvisación fuera tan improvisada o tan libre, desde hace unos años ahora te sientes en el mismo punto o notas un cambio en tu percepción de la misma?

Gracias por tus palabras Yeray. En cuanto al procedimiento musical, no dejo de descubrir y aprender diariamente. La posibilidad de crear en el momento es muy exigente y motivante. La impro me permite trabajar sobre un leguaje propio y dejar que evolucione sin coacciones estilísticas. Como podrás entender, el camino no está ni siquiera marcado, las experiencias y las decisiones que vas tomando te lo van mostrando.


Lo que quizás ha cambiado desde el 2014 sea mi percepción de lo que significa sentirme libre. Ahora mismo entiendo la libertad como el lugar donde me puedo mover a mi antojo, siendo consciente de límites como el lenguaje o el instrumento. La meta es sentirme como una hormiga en un gran zoológico, si la hormiga tuviera consciencia, claro.

 


¿Como es que saltas de lo acústico a lo puramente electrónico además usando solo un ordenador y creando tu propio instrumento con un software como Max?, ¿como te sientes con uno y otro?.

Aprendí a tocar la guitarra a través de ese batiburrillo de lenguajes llamado “moderno”, algo de rock, funk, bossa, o jazz. Los proyectos propios como “Dr. Bacteria” cristalizaron en el disco “Freak” y me llevaron a componer y a buscar algo más personal. Este paso fue decisivo porque alejarse poco a poco de los “mainstreams” te lleva a escuchar y conocer a gente como Tim Berne, Marc Ducret o Mary Halvorson, etc. Discos como “Energy” o los dos proyectos discográficos de “Dos caras de la misma moneda” (“Both Side of the coin” y “The Foucault pendulum”) dejaron constancia de esa época. Luego apareció la impro libre y conocí a músicos como Wade Matthews. El primer cambio patente fue en el lenguaje. Tuve que conformar un lenguaje nuevo para afrontar esa etapa y como resultado de ello salió el disco de acústica solo “Instantáneas#16” y un disco a dúo con Carlos Costa que está pendiente de editar.


El segundo cambio se produjo en la visión del instrumento, su amplificación, la extensión tímbrica o el hecho de ponerlo “on the table”, así nació “Trampantojos”. Escuchando “Trampantojos” era evidente que el lenguaje de la electrónica y la electro-acústica habían calado más de lo esperado. A partir de ese momento la guitarra ya no era el instrumento idóneo para expandir ese lenguaje y aposté por el ordenador y la programación como medio para crear un instrumento y conformar poco a poco un lenguaje que se adecuara a otras necesidades. Como ves, no está resultando sencillo, pero tanto la herramienta, el proceso, como el resultado, han hecho que todo comience a encajar mejor en la cabeza.



Conociendo tu trayectoria, además contada por ti, no puedo más que sentir admiración. ¿Como te sientes después de tantos años con respecto al rumbo que toma tu carrera musical?, dicho de otra manera después de todo tu proceso, rock, ¿clásico?, jazz, procesado y preparación de la guitarra, yo que se… donde estás y hacia donde sientes que te diriges?.

Ahora mismo ando en la mejora del instrumento, en las posibilidades de manejo instantáneo y en el aprendizaje de diferentes metodologías de síntesis. Cada una de ellas tienen su “tradición”, referentes, textos, grabaciones, técnicas, teorías, y esa información aporta tanto a la persona como al músico, con lo cual es doblemente gratificante.


La dirección no la sé exactamente, todos los días me desvío un poco del plan fijado la semana anterior, pero disfruto de ese proceso.

 


¿Cuantos proyectos tienes a punto de sacar actualmente?. Cuéntanos también un poquito sobre Trampantojos, tu último trabajo con guitarra preparada y procesada, si no me equivoco.

Ahora mismo tengo en la parrilla de salida tres proyectos: “Ínsulas”, “La espera” y “Game over”. Te respondo primero a la segunda parte.


“Trampantojos” fue fruto de varias sesiones de grabación en las que quise comprobar “el estado del asunto” y poder analizar con calma cómo estaba y por dónde iba la música y el trabajo con el instrumento. Usé una Gibson acústica del 68, microfoneada con 4 micros de contacto, insertados en el interior del instrumento. Todas esas señales las controlaba y manipulaba a través de una pequeña mesa de sonido donde tenía insertado pedales de efectos para guitarra y la señal final llegaba a una grabadora. El año pasado conocí a Ernesto Rodrigues, improvisador portugués y responsable de la discográfica “Creative Sources”, le ofrecí la posibilidad de editar “Trampantojos” con ellos y así pasó.


Esta semana sale “Ínsulas”, proyecto que comenzó hace tres o cuatro años. Es Wade Matthews quién nos propone la elaboración de un disco de retratos sonoros de Canarias a Carlos Costa, Javier Pedreira y a mí. Wade se trasladó a Canarias y viajamos por varias islas haciendo grabaciones de campo, posteriormente grabamos unas sesiones de impro libre, ya como cuarteto donde Wade usaba esas grabaciones y cada uno de nosotros usó su propio material. El trabajo incluye la música y unos textos preciosos de Wade y de Marina Hervás. El proyecto fue finalmente financiado por la Fundación Cajacanarias.


“La espera” es una obra que originariamente escribí para guitarra española y contrabajo como trabajo de una residencia para el festival NuMa Circuit. Finalmente añadí batería y la grabamos con el que supone para mí el batería más interesante de todos los tiempos, Tom Rainey. Está en proceso de diseño y espero que salga antes de que acabe el año.


“Game over” es un dúo de guitarra eléctrica y contrabajo grabado en el 2011 en directo, es uno de esos trabajos que por circunstancias no salen a luz en su momento y una escucha con tanto tiempo por delante me hizo proponerle a Carlos editarlo. De este disco me gusta esa “tierra de nadie” donde el Jazz todavía está presente pero el lenguaje se ha expandido. Ahora mismo está en el portátil de Ángel Medina a la espera de poder mezclarlo.



Supongo que en tu cabeza existe un punto al que quieres llegar con el ordenador, una herramienta inmensa en posibilidades pero compleja de controlar.

Sí, lo apuntaba antes, para mí lo prioritario es poder domar todas esas posibilidades y tenerlas a mano en cualquier momento, sabes que no es fácil , pero a día de hoy es una necesidad perentoria.


Me temo que mis expectativas de futuro son demasiado ambiciosas. Lo más atractivo del entorno tecnológico y en concreto del digital es que podemos relacionar millones de eventos diferentes mientras seas capaz de convertirlos en ceros y unos; textos, imágenes, flujos de datos, diferentes metodologías de síntesis sonoras, no sé…, es un mundo inmenso. Ahora mismo estoy escribiendo en el mismo soporte donde hace un rato programaba algo nuevo para mi instrumento mientras escucho música, leo mails, whatssapps… todo es lo mismo, es cómodo, real, está vivo e interconectado.

 


Tocas con Carlos Costa desde hace muchos años, cuéntame que conexión hay.

Ufff, como ya sabes, Carlos y yo nos conocemos desde hace 30 años y nos hemos metido en muchos y muy variados líos….. Somos del mismo barrio, comenzamos a estudiar guitarra a la vez, allá por el 86. Casi desde el principio nos veíamos para practicar y así fuimos forjando una amistad y una dinámica de trabajo que nos ha llevado a crear un montón de iniciativas. Existe una relación constante ya que trabajamos como profesores en la misma escuela y eso hace que todo fluya de una manera muy natural, compartimos ideas, frustraciones, avances, anhelos.

 

 
Te preguntaría por el panorama en Canarias pero creo que ya sabemos de que va, pero bueno, aún así pregunto porque intuyo que puede haber algo que está por renacer, no se si tienes esa misma impresión.

Al contrario de lo que parece, hay mucha gente que hace impro libre en Canarias, eso no significa que haya una comunidad de improvisadores que compartamos cosas, cada uno realiza sus proyectos y no contamos los unos con otros, no es la situación idónea, pero es así.

 


In & Out Impro Series, es una de las propuestas más estables que se están dando actualmente en canarias ¿cuenta cuenta, que la gente sepa?.

In & out es un circuito creado por Carlos Costa y por mí con la finalidad de dejar constancia de encuentros con músicos “de fuera”. Cada edición comprende una sesión de impro, que realizamos en el Equipo Para y una entrevista realizada por Alexis Hernández en sus programa “Canarias mi mundo” en Canarias Radio. Todo lo registramos en audio y vídeo y lo mostramos en diferentes plataformas y formatos. El audio está registrado en Bancamp (https://inandoutimproseries.bandcamp.com) y el vídeo está disponible en un Canal de Youtube (in&out impro series) y en un muro de Facebook. A este equipo se suma Ángel Medina, que de manera remota, porque vive en Barcelona, revisa la parte de audio y masteriza.

 


Haces un trabajo de divulgación educativa de la impro libre que yo diría es bastante importante y necesaria, además cuentas con unos estudios de guitarra que tienes publicados en tu web, ¿no basta con tocar?, ¿por qué tomarse la molestia de educar?, yo lo tengo claro pero….

Es fruto de mi vida cotidiana. Comparto la mitad de la actividad musical con la enseñanza y necesito mostrar a los alumnos la parte artística del asunto y mostrar la música que hago de una manera pedagógica, es algo simbiótico y totalmente natural.



Siempre hago 10 preguntas (con alguna excepción), no se por qué, pero la décima suelo llamarla la pregunta libre, asi que…

Aprovecho este espacio para agradecer que hayas querido conocer algo de lo que hago y dejarlo plasmado en tu web. Animarte también a que sigas con esta iniciativa y la décima pregunta es


¿Cuándo volvemos a tocar juntos?

- Espero que pronto, tengo mono de tocar.