Proveniente de las bellas artes y cautivado por la música, a Edu Comelles le sobra la estética y buen gusto para hacer música, a parte de mucha experiencia en el mundo del sonido... Su extenso currículum se reparte entre la creación sonora, la música, la gestión cultural, y la divulgación del arte y paisajes sonoros a través de talleres entre los que destaca también la parte técnica como la creación de micrófonos entre otros.

 

Recientemente pudimos tenerlo en CAAMSONORA, ofreciéndonos el 4 de abril una acción sonora y los días 5 y 6 un taller de Paisajes Sonoros y microfonía, del que pude disfrutar y recoger mucha información sobre este terreno un tanto desconocido, pero no por eso nuevo.

 

De las bellas artes al mundo sonoro, ¿que tiene el sonido que ha hecho que saltes hacia el?.

Me parece un medio de expresión increíble y una forma de ver el mundo fascinante, no sabría concretizar más! Pero una cosa es importante: yo no veo diferencia entre las bellas artes y lo que yo hago: al final el sonido es como la arcilla, la tinta, la luz o el color, son materias primas con las que jugar.

 

¿Eras consciente de lo que se te venia a nivel de aprendizaje de software, hardware, microfonía, grabación, mezcla, mastering… en resumen, todas esas herramientas tecnológicas y puñeteras que nos tienen esclavizados y hipnotizados al mismo tiempo, y que el día menos pensado te dejan tirado en medio de un bolo?.

Si, claro. Pero no me siento esclavizado en absoluto son herramientas de trabajo, como un martillo, un escritorio, un bulldozer o un violín, también esos te pueden dejar tirado.

 

Entiendo que cuando alguien se implica en el “mundo del sonido”, termina conectado con la tecnología bien sea software, electrónica, y no solo creando música, sino generando sus propias herramientas ¿como es que conectas con los micrófonos hasta el punto de venderlos hechos por ti y además impartir talleres de creación de micrófonos?

Por pura necesidad económica. Siempre he creído en el Do It Yourself y en momentos de crisis uno ha tenido que echarle imaginación y llegar a final de mes de formas curiosas. El hecho de impartir talleres y vender micrófonos responde a esa necesidad, además de a cierta responsabilidad por compartir ese conocimiento para que, quién no pueda costearse un equipo de cientos o miles de euros, pueda al menos, iniciarse en esto que hacemos.

 

En el taller hicimos un repaso breve pero bastante aclaratorio e importante de lo que son los paisajes sonoros. Un taller que llega a la gente, y que abre la cabeza, o quizás esa es mi percepción teniendo en cuenta mi implicación con todo esto, pero sabemos que existe un submundo más complejo en la experimentación sonora, ¿has dado alguno de estos talleres donde te miran raro y se sienten completamente fuera de su zona de confort?, ¿alguna conclusión interesante de ellos en tal caso?.

Si, claro, hay gente para todo; eso si en contadísimas ocasiones y siempre (por cierto) en contextos cercanos a la música académica y los conservatorios (vaya por donde), pero ya digo en contadísimas ocasiones que no merecen mayor atención. Afortunadamente cada vez son menos y el mundo se los come para merendar. ¿Conclusiones? Pocas, no siento demasiado interés en esas parcelas cerradas de la música, y más a estas alturas del partido (Siglo XXI).

 

Lo que si despierta mi interés es constatar año tras año como el público, cuando las cosas se hacen bien, se sigue asombrando con el sonido, es algo tan común y a la vez tan desconocido para la mayoría de la gente que, cuando abres esa puerta y ves como la gente se entusiasma con ello, hace que todo cobre sentido. Esa es la gente, público, personas que me atraen, los que sienten curiosidad, flipan y disfrutan por primera vez (o por enésima) de lo que hacemos los que nos dedicamos a esto.

 

¿Qué opinas de los artistas plásticos o que estudiaron bellas artes y que se adentran en la música?, jijiji.

¡Pues que me parece genial! Como si los músicos se adentran en lo visual, o los diseñadores se adentran en lo arquitectónico o los arquitectos se adentran en la danza, podría seguir pero se entiende ¿no? más allá de aspectos técnicos (y tampoco), que problema hay? ja ja ja.

 

¿Qué te aporta una instalación con respecto a un paisaje sonoro, arte sonoro, tus trabajos discográficos donde te expresas más libremente o la propia impro libre?, por separado y como conclusión global.

Son cosas muy distintas, pero todas aportan a un todo, la libertad es la misma en todas solo que se manifiesta de formas distintas. Las disfruto por igual, todas ellas, de la forma más libre que puedo y me dejan.

 

A veces veo que se habla del arte sonoro como algo diferente a la música electroacústica o “electrónica”, ¿donde está la barrera?, porque yo muchas veces no la veo, bueno, puede que si distinga algo pero no lo tengo tan claro.

Son tres cosas muy distintas. Para mi el arte sonoro es una etiqueta que engloba un conjunto de actividades amplísimo que comparten el sonido como herramienta de creación; no podemos hablar de arte sonoro sin ir de punta a punta de una lista interminable de técnicas, formatos, estéticas y estilos, es un paraguas enorme e inasible.

 

En cambio, la "música electroacústica" (que bien podríamos soltar debajo del paraguas del arte sonoro, y quedarnos tan tranquilos) es otra etiqueta inventada para toda una serie de músicas electrónicas producidas en contextos académicos (mas o menos) digamos que tienen su "coto", aunque a día de hoy, técnicamente todas las músicas son electroacústicas ¿O no?.

 

Y por último la "electrónica" es otra etiqueta más que engloba desde la música de baile hasta lo que yo hago (fíjate tu). Esta última quizás es la más imprecisa ya que al igual que con las electroacústicas: ¿queda ya alguna música a día de hoy que no sea electrónica?.

 

En tu experiencia, ¿crees que el arte sonoro está por fin integrado en los museos de arte, o aún les falta mucho camino

No, al menos en este país no. Falta mucho trabajo.

 

¿Qué visión se tiene desde una galería de lo que se hace o haces?, es decir, ¿te miran como si fueras ajeno, o entienden realmente el sonido como arte?. A veces se puede pensar que una instalación sonora es guaayyy, pero por detrás no se valora como arte.

En España, el "El mercado del Arte" (es decir en el contexto galerías y ferias) no se entiende todavía el sonido como un elemento más de la creación contemporánea. Y si se hace, es de forma mas o menos marginal. Fuera del mercado, en el contexto institucional, si que el arte sonoro va ganando hueco pero sigue siendo un elemento de difícil encaje (no por su naturaleza sino por la falta de hábito), comparado con otros países del mundo. Que lo valoren o no como arte importa poco, al menos a mi.

 

Frecuencias y colores, ¿que se te ocurre?.

¿Esto? https://www.youtube.com/watch?v=Ag58k2elaYs

:-)

 

Sí, ya se que mucha gente dice que sus discos son como hijos y quieren a todos por igual y esas cosas, yo personalmente tengo trabajos que conectan mucho más conmigo y se dan en situaciones más especiales que otros. También tengo hijos bastardos, así que… ¿recomiéndame uno de tus discos y… ¿por qué?, y de paso haznos un poco de spoiler de tu próximo trabajo, del que pudimos disfrutar algo de el.

Son quintillizos (aunque luego tengan primos segundos, tios y padrinos):

"Moorland", "Orange Country", "Camino, Primera Parte", A Country Falling Apart" y "Agost" en ese orden, cada uno explica el siguiente y viceversa.

 

Lo nuevo se llama "Aquí Llega el Invierno" y es un disco que he hecho con muchísimo cariño en un pueblo perdido en los Montes Universales que se llama Guadalaviar. El disco ha sido fruto de un proceso muy intenso que ha culminado en un disco que solo se puede conseguir visitando el pueblo de Guadalaviar. El disco es muy especial para mi por que es posible que sea el más "musical" en un sentido amplio que he hecho. Incluye también mi primera pieza acústica, tocando un instrumento de percusión.

 

Esta es la pregunta libre, ¿algo que quieras añadir independientemente de la temática?.

Solo decir, y aprovechando la ocasión que ha sido increíble pasar estos días en Gran Canaria y conocer la realidad local y compartir con las personas que han participado en el taller todo lo que les haya podido contar. De verdad que resulta muy estimulante trabajar con gente con tanto entusiasmo, interés y ganas de hacer. Habrá que estar muy atento a lo que vaya sucediendo por aquí, el potencial y la calidad de los creadores en esta isla es tremendo. Adelante con todo!