Hablar de Carlos Costa y Manolo Rodríguez es hablar de la improvisación libre en Canarias, más concretamente en Tenerife. Ellos son esa clase de músicos que a parte de dominar lo que hacen a través de la experiencia de muchos años, ponen mucha de su energía en la divulgación de la improvisación a través de conciertos, charlas, talleres y propuestas que impliquen al público, para llevarles una experiencia que puedan disfrutar desde una perspectiva más cercana.

    Enrique Mateu es uno de los referentes más importantes de la música electroacústica en Canarias y mi admiración viene por la meticulosidad con la que trabaja su música. A parte de varios discos en solitario de música alienígena, el proyecto #(928) o el timple digital, es director y multitarea encargado de organizar el único festival de música electroacústica que se hace en Canarias y que este año cuenta ya con 24 ediciones. Hablamos con el para que nos cuente un poco más.

    Hoy me siento enamorado de lo que hago, aunque me pidan endulzarlo me veo en la obligación de decir que no. No tengo necesidad de modificar lo que hago para que encaje, dejaría de ser auténtico, y no pretendo que hagan eso cuando soy un simple espectador.